miércoles, 18 de octubre de 2017

#LeoAutorasOct

He vuelto a desaparecer, será es la universidad que me quita las ganas. Peeeero, este mes es el reto #LeoAutorasOct y lo estoy disfrutando como una niña chica. He tenido que venir volando porque acabo de terminar "Comunidad" y no podía dejar pasar la oportunidad de traerlo.



Las primeras páginas no me gustaron mucho, los personajes que presentaban en ese primer capítulo me cayeron mal y mi mente se imaginó cómo iba a terminar la historia. ERROR. Mi cabeza se equivocó del todo. Conforme iba avanzando la historia, iba adentrándome en la vida de los personajes, en sus desgracias; imaginaba que tomaba posesión de alguno de ellos, me enfadaba cuando no contestaban lo que yo hubiera dicho... Me perdí por completo en sus vidas.
Y os preguntaréis, ¿de qué va este libro? Pues trata la historia de dos familias que, un buen día, se rompen. O, más bien, se agrandan, porque lo que ganan en el camino es mucho más inmenso de lo que hubieran esperado. 
Solo os digo que te absorbe y te pierdes entre las páginas, que me he enamorado de Franny, de Teresa, de Fix, de Albie... E incluso le he cogido cariño a los personajes que al principio me resultaban horribles. Porque este libro te enseña a dos familias unidas, con sus defectos, sus errores, sus tragedias, pero que al final se apoyan entre ellos, se quieren, cada uno a su manera.



También quería contaros que "Canción dulce" es una obra maestra. Está escrito de forma brutal, de verdad, con un ritmo suave que se asemeja a una nana y que poco a poco te va envolviendo. Y pensaréis que con semejante narración la historia será dulce y tierna: me temo que no. Una historia desgarradora que ya te mantiene en vilo desde la primera página. 
No quiero decir nada más porque sería como contaros el final de la película antes de empezar, así que solo repito que es brutal, impacta y cautiva. Realmente adictiva.


sábado, 23 de septiembre de 2017

El duelo es esa cosa con alas

Por problemas con compañías inútiles he estado (y aún me queda) sin internet, por lo que mi buena racha siendo una chica constante se fue a la porra. Como he vuelto a casa y a la comodidad del wifi durante unos días quería aprovechar para subir una entrada antes de volver a la desconexión.
En un principio tenía clarísimo que os traería más autoras o, quizás, libros sobre feminismo. Sin embargo, mis planes se vieron truncados por culpa de Max Porter.

Veréis, desde hace años intento leer sobre el duelo porque es algo que no consigo superar y por ello busco entre las palabras formas de sobrellevarlo. Hasta ahora solo dos libros me habían llegado: El año del pensamiento mágico y Lo que no tiene nombre. Con Joan Didion y Piedad Bonnett había empezado a entender ciertas heridas aún abiertas pero ha sido El duelo es esa cosa con alas el libro que definitivamente me ha abierto en canal.


No sabría clasificar esta obra pero se encuentra a medio camino entre la prosa y la poesía, donde (os juro que lo he sentido así) el lenguaje cobra vida propia.
La historia de un padre y unos hijos que tienen que afrontar la pérdida de la esposa, de la madre y que cuentan con la llegada de Cuervo.
Escrito a tres voces (Padre, Hijos, Cuervo), Porter narra la desesperación de la pérdida, lo que queda después de la marcha, el aprender a vivir con ello, el seguir adelante, la sensación de que todo puede con uno. Pero, sobre todo, está aquí el miedo a olvidar, la necesidad de aferrarse a lo que ya no está y a recordarla, antes de que la memoria empiece a fallar.
Con una maestría impresionante nos trae el relato de una familia rota que poco a poco aprende a vivir sin la Madre, enseñándonos los errores y los miedos del padre, las gamberradas de los niños, la presencia de Cuervo, lo que supone vivir el duelo.

Nunca nadie me había hablado de la ausencia y el dolor de esta forma, tan descarnada y caótica pero a la vez tan humana y natural.



Por cierto, no puedo acabar sin decir que estoy locamente enamorada de las ediciones de :Rata_, lo cuidan todo muchísimo y han conseguido crear unos tesoros preciosos.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Poesía son ellas

Hoy vengo a hablaros de algunos poemarios que me tienen locamente enamorada.


Empiezo con Luna Miguel porque la adoro (no es ningún secreto). Su poesía me atraviesa y deja cicatriz (literalmente, me tatué un verso suyo). La poesía de La tumba del marinero y Los estómagos duele, habla del cáncer, la enfermedad, la vida, la muerte, los miedos, la esperanza... Y todo sin dejar de lado la literatura. Con El arrecife de las sirenas llega el cierre de la etapa que empezó con La tumba del marinero y lo hace con la maternidad. 
Ambos libros están escritos con dureza y con sensibilidad, todo en un gran equilibrio que te cala y te maravilla a partes iguales. No creo que haya mejor voz para esta generación que la de Luna Miguel.

"Desaprovechar la pureza.
La blancura.                     
Lo tierno de los márgenes.

Me quedaría desnuda."  


Lo que hace Sara Herrera Peralta con este libro es magia. Habla con ternura pero no deja de lado las injusticias. En su poesía cabe todo y cada tema es tratado con la misma emoción. Cada poema te sobrecoge por su honestidad y su crudeza. En su obra no hay florituras: la poesía se presenta sencilla y certera, te atraviesa como si fuera una flecha. 
Lo he recomendado tantas veces que he perdido la cuenta pero es que atesoro este libro como si fuera oro porque en cierta forma lo es y no me cansaré de decirlo.

"El miedo nos sacude,
pero no le hemos quitado aún el polvo
a tanta vida esparcida en el asfalto.

Miedo.

Y nadie nos enseña cómo vivir
salvaguardando el interés de un niño
queriendo saber
dónde se ha escondido el monstruo."


¿Conocéis a Miriam Reyes? ¿No? Pues leedla, os prometo que no os arrepentiréis. 
Creo que lo que más me gusta de esta autora es el ritmo que crea en sus poemas y cómo encontramos a un sujeto femenino que deja de ser pasivo en este libro.
Un libro en el que la autora pone sobre la mesa temas como la dependencia y lo peligroso de creer que el amor todo lo puede; ella busca la libertad a través del deseo, se muestra fuerte ante los fracasos.
"Las placas de la Tierra en sus bordes
chocan se empujan se deslizan
unas sobre otras.

Así nosotros.

Así uno es contra el otro
y a veces se rompe."


¿Os habéis sentido perdidos, desorientados? Pues justo de eso habla este libro, que está escrito desde el cuerpo. El dolor, el miedo, la identidad... son algunos de los temas que atraviesan el libro y que lo convierten en un poemario profundo y desgarrador.
Lo compré porque quién no querría leer un libro con semejante título y, para mi sorpresa, me encontré con una voz personal fascinante y unos poemas que oscilan entre la ilusión y la frustración, el fracaso.
"Ella recoge con delicadeza
el efluvio entre sus manos
y besa una por una
a todas las personas que no será
y besa uno por uno
todos los sueños que no verá cumplidos
y que ramificaban
en la bóveda de su pecho
insufriblemente."


¡Felices lecturas!





       

domingo, 3 de septiembre de 2017

Club de lectura + Libros de este verano

Hoy os traigo varias cosas.

Veréis, leyendo tanto sobre feminismo sentía que eso se quedaba en poco, quería compartirlo con alguien, aprender de los demás, ayudar, crecer... Y justo en ese momento apareció Kaynta: "una asociación artística de lucha por la igualdad, la tolerancia y el respeto".
Me pareció tan bonito que quise unirme y ¡tachán! Han contado conmigo para crear un club de lectura feminista on-line.
Nos reuniremos una vez al mes y, además de debatir sobre las lecturas, compartiremos nuestros collages (iremos plasmando en forma de dibujos, recortes, frases... lo que nos transmite el libro). ¿Os apuntáis?






Y bueno, he estado pensando estos días y he decidido traeros los libros que más me han gustado de julio y agosto (me ha costado muchísimo).


1. Lo que no tiene nombre, Piedad Bonnett. Es un libro desgarrador, de los que te rompen. La historia de su hijo, su enfermedad, su suicidio, aprender a vivir sin él, pensar en cómo ocurrió todo... Este libro es el regalo que Piedad le hizo a su hijo pero a la vez es un regalo a todos nosotros porque no he leído libro tan bello en mucho tiempo. 

2. Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Enríquez. Una pasada, eso es este libro. La mayoría de las historias me resultaban perturbadoras, en muchas quise cerrar los ojos. Sin embargo, crea una adicción impresionante: su narrativa te llama, te pide que sigas leyendo y te impide alejarte. ¿Me he enamorado de esta mujer? Es posible.

3. Manual para mujeres de la limpieza, Lucia Berlin. Reconozco que había leído tantas críticas positivas que tenía miedo a que me decepcionara. Me equivocaba: es fantástico. Relatos que brillan por su historia, que parece un relato corriente, de cualquier persona y que sin embargo te calan en lo más profundo sin que lo notes. Pero sin duda lo que más me ha fascinado son sus personajes femeninos, teñidos por lo autobiográfico, pero que no dejaban de ser personajes fuertes, que sufren, que aman... mujeres increíbles.

¡Felices lecturas!


lunes, 28 de agosto de 2017

Escritoras III

Tenía muchas ganas de escribir esta entrada porque... ¡os traigo a Patti Smith! *gritos de emoción*.
Hoy os traigo a Patti, Yoko Ogawa y Nell Leyshon.


No es ningún secreto que amo con todo mi corazón a Patti. La conocí como cantante pero indagando un poco encontré 'Éramos unos niños', un libro de memorias de su relación con Robert Mapplethorpe, de la vida que llevaron juntos, de cómo creaban arte, sobre cómo trataban de sobrevivir, del hotel Chelsea, de la generación beat. Habla del amor, de la amistad y del arte. La prosa de Patti siempre invita a crear.
Claro, después de leerlo me obsesioné, leí 'Babel' y supliqué para que me regalaran su último libro, 'M Train'. Se trata de otro libro de memorias. Aquí recoge su día a día, habla de Fred, su marido, de sus viajes, de sus lecturas, sus aventuras... nos hace testigos de su vida.

Lo siento, no puedo ser objetiva, solo puedo deciros que estos libros no se leen: se devoran.


Adoro la literatura japonesa pero, a parte de Banana Yoshimoto, solo había leído autores. Gracias a Rocío (su blog) descubrí a Yoko Ogawa y... ¡QUÉ BONITA ES! De verdad, escribe de una forma tan dulce y tierna que te pasas el libro con el corazón en un puñito y cuando lo acabas no te sacas a sus personajes ni con agua caliente.
El primero que leí fue 'La niña que iba en hipopótamo a la escuela'; cuando lo acabé no pude parar de llorar de lo bonito que era. Me quedé tan triste que mi madre me preguntó si tan mal acababa, le dije que no, que simplemente era demasiado bello.
Después me regalaron 'La fórmula preferida del profesor' y otra vez me mató de ternura. La historia de un profesor cuya memoria dura tan solo 80 minutos. Un libro en el que amor se narra de forma sutil, a través de cómo evoluciona la relación de los personajes, a través de las matemáticas... Un regalo precioso del que aprender mucho.


Bueno, acabo trayendo este libro otra vez porque me gusta aprovechar cualquier oportunidad para recomendarlo. Ya hablé de él aquí pero quería incluirlo en esta lista de autoras que voy descubriendo. Es un libro duro, es cierto, pero la narrativa, la protagonista, la historia... todo me parece de 10, por la forma en que lo construye y cómo consigue que te cale tan hondo. A día de hoy todavía no me saco de la cabeza a Mary, no creo que pueda hacerlo nunca.

domingo, 20 de agosto de 2017

Sangrar. Del lat. sanguināre.

Otro domingo que aparezco por aquí -nunca pensé que sería constante en algo. Esta vez os traigo otro tema tabú en nuestra sociedad: la menstruación.

Sí, resulta que todas las mujeres tenemos la regla. Es algo natural, con lo que vivimos desde pequeñas y que nos acompaña gran parte de nuestra vida. ¿Me explicáis, hombres, por qué os produce asco? Estoy cansada de escuchar a gente pidiéndome que me calle cuando digo que me encuentro mal porque tengo la regla, porque -atención- puede molestarle a alguien. Me cabrea que tengamos que coger compresas/tampones a escondidas para que la gente no sepa que tenemos la regla. ¿Por qué? ¿Por qué nos escondemos como si tuviera que avergonzarnos?

Me ha costado mucho asumir que no debo esconderme ni callarme; que si me duelen los ovarios por culpa de la regla, lo digo; si he manchado la sábana con sangre, no lo escondo; si necesito una compresa, la pido; si hablo de mi menstruación con una amiga, sobre si sangro más o menos, y se molesta alguien pues que se jo**. 

Mi cuerpo, mis reglas; y resulta que la primera regla es que no tolero a personas idiotas que quieran hacerme sentir avergonzada por mi cuerpo y mi sangre.



Ya os hablé de las chicas de Glitter Zines en otra entrada y las vuelvo a traer porque han creado este bello fanzine sobre la llegada de la menstruación. Aquí encontramos poemas de Elena Barrio y Emma Pedreira en castellano y gallego. Está hecho a mano y con un cuidado que dan ganas de tocarlo con muchísima suavidad. Los poemas me confirman que Elena Barrio es una poeta increíble y de gran sensibilidad y, además, me descubren a Emma Pedreira -y qué suerte. Os traigo un poema de Elena:

SECRETO
No digas que sangras
nunca
y cuando lleguen las arrugasm
no digas que dejaste
de sangrar, que los pétalos
se han secado,
que necesitas ayuda.
No digas que tu vagina
es tuya y que trabaja
para ti.
no digas nada;
finge que tu menstruación,
como en los anuncios,
también es azul.



En este libro Erika Irusta cuenta su historia de maltrato infantil. Es algo duro y en muchas partes dolía pero además es fantástico porque esta historia nos la presenta utilizando su ciclo menstrual.

"Esta es la historia de un cuerpo, un cuerpo cíclico, fuerte, desnudo, menstruante, mi cuerpo que son cuatro. Diario de un cuerpo es un texto íntimo y de una sinceridad extraordinaria. Ilumina infinidad de aspectos ocultos de los estadios por los que pasa el cuerpo femenino a lo largo del ciclo menstrual. El libro tiene la capacidad liberadora de hacernos ver como normal aquello que hasta hoy era entendido como un estorbo o una debilidad".

Querría decir más pero es que esta sinopsis resume a la perfección el libro. Además os comparto la web que ha creado por si os quedáis con curiosidad sobre su trabajo: soy1soy4



Por último, os traigo otro fanzine. Este lo ha creado Andrea Abreu (aquí os dejo su cuenta de IG) en el que une collages, fotografías y textos que, como la sangre, fluyen. Un fanzine que presenta la menstruación como lo que es: algo natural. 

"Menstruar es el silencio en cuclillas
sobre lo blanco del váter
Es tener sangre pero no tener heridas
Es aquella chica de 4ºC
dirigiéndose a las demás como una señora de ochenta años

Menstruación es 45 mililitros de vida contenidos en una
toallita higiénica
Es callar secar doblar tirar y esconder el delito
Es la forma de exultar el odio

Menstruación es un milagro muerto que yace
                                                                                                        en las bragas".


 
 
 

domingo, 13 de agosto de 2017

Feminismo (II)

Hola, hola. Hoy vuelvo con libros sobre feminismo y espero que os guste . Empecemos. 

El primero es un librito digital de mi poeta favoritísima. El dedo. Breves apuntes sobre la masturbación femenina es un conjunto de "artículos, entrevistas, confesiones, ficciones y ensayos" publicado en la editorial Capitán Swing
Pasan los años y la masturbación femenina sigue siendo un tabú. De pequeña mi madre me explicó lo que era y punto, nunca volvimos a sacar ninguna de las dos el tema, como si me avergonzara. Y con los años me he dado cuenta de que es justo eso, las mujeres con las que hablo parecen avergonzarse de reconocer que se masturban, ¡como si el placer fuese algo malo! Y, sin embargo, estoy harta de escuchar comentarios de tíos hablando de la cantidad de ''pajas'' que se hacen. El placer masculino está en todas partes, parece ser el único que importa en este mundo. Por eso me lancé de cabeza a comprar este libro cuando se publicó, porque ya va siendo hora de que nuestro placer ocupe el lugar que le corresponde.



Otro tema que me parece vital: la maternidad. O mejor dicho: la eterna creencia de que una mujer, por el simple hecho de ser mujer, siempre va a querer ser madre. ¿Por qué? ¿Por qué nos parece tan horrible que una mujer se arrepienta de haber sido madre pero no nos importa si se trata del padre? En este libro Orna Donath nos trae los testimonios de distintas mujeres que se arrepienten de ser madres o que no quieren a sus hijos. También nos cuentan la presión a la que han sido sometidas por la sociedad, por sus parejas, por ellas mismas que creían que lo normal era ser madre. 
La única pega que le pondría al libro es que resulta un pelín repetitivo.



Bonito, ¿verdad? Bueno, pues por dentro es todavía más bello. Al principio dice Carmen G. de la Cueva: "Este libro que tienes en las manos es fruto del esfuerzo colectivo de decenas de personas que durante dos años han compartido su trabajo, sus lecturas y su intimidad con nosotras para reivindicar la voz de las mujeres". Este libro es una pequeña antología en la que se reúnen ensayos, artículos, poemas, ilustraciones, fotografías... y todo con el bonito propósito de dar voz a tantas mujeres que la sociedad ha elegido deliberadamente ignorar.
Este proyecto es precioso y os animo mucho a conocerlo y apoyarlo (La Tribu y La señora Dalloway).



Claro, estaba tan enamorada de La Tribu que cuando Carmen G. de la Cueva publicó su libro fui de cabeza a comprarlo. Es un libro sobre su vida, sobre cómo se encontró con el feminismo pero es imposible no sentirse identificada con mil partes, con ella. Creo que es una forma bellísima de acercarnos el feminismo y además ofrecernos más lecturas para seguir aprendiendo. 
Hace no mucho escribí sobre este libro aquí