miércoles, 18 de octubre de 2017

#LeoAutorasOct

He vuelto a desaparecer, será es la universidad que me quita las ganas. Peeeero, este mes es el reto #LeoAutorasOct y lo estoy disfrutando como una niña chica. He tenido que venir volando porque acabo de terminar "Comunidad" y no podía dejar pasar la oportunidad de traerlo.



Las primeras páginas no me gustaron mucho, los personajes que presentaban en ese primer capítulo me cayeron mal y mi mente se imaginó cómo iba a terminar la historia. ERROR. Mi cabeza se equivocó del todo. Conforme iba avanzando la historia, iba adentrándome en la vida de los personajes, en sus desgracias; imaginaba que tomaba posesión de alguno de ellos, me enfadaba cuando no contestaban lo que yo hubiera dicho... Me perdí por completo en sus vidas.
Y os preguntaréis, ¿de qué va este libro? Pues trata la historia de dos familias que, un buen día, se rompen. O, más bien, se agrandan, porque lo que ganan en el camino es mucho más inmenso de lo que hubieran esperado. 
Solo os digo que te absorbe y te pierdes entre las páginas, que me he enamorado de Franny, de Teresa, de Fix, de Albie... E incluso le he cogido cariño a los personajes que al principio me resultaban horribles. Porque este libro te enseña a dos familias unidas, con sus defectos, sus errores, sus tragedias, pero que al final se apoyan entre ellos, se quieren, cada uno a su manera.



También quería contaros que "Canción dulce" es una obra maestra. Está escrito de forma brutal, de verdad, con un ritmo suave que se asemeja a una nana y que poco a poco te va envolviendo. Y pensaréis que con semejante narración la historia será dulce y tierna: me temo que no. Una historia desgarradora que ya te mantiene en vilo desde la primera página. 
No quiero decir nada más porque sería como contaros el final de la película antes de empezar, así que solo repito que es brutal, impacta y cautiva. Realmente adictiva.


sábado, 23 de septiembre de 2017

El duelo es esa cosa con alas

Por problemas con compañías inútiles he estado (y aún me queda) sin internet, por lo que mi buena racha siendo una chica constante se fue a la porra. Como he vuelto a casa y a la comodidad del wifi durante unos días quería aprovechar para subir una entrada antes de volver a la desconexión.
En un principio tenía clarísimo que os traería más autoras o, quizás, libros sobre feminismo. Sin embargo, mis planes se vieron truncados por culpa de Max Porter.

Veréis, desde hace años intento leer sobre el duelo porque es algo que no consigo superar y por ello busco entre las palabras formas de sobrellevarlo. Hasta ahora solo dos libros me habían llegado: El año del pensamiento mágico y Lo que no tiene nombre. Con Joan Didion y Piedad Bonnett había empezado a entender ciertas heridas aún abiertas pero ha sido El duelo es esa cosa con alas el libro que definitivamente me ha abierto en canal.


No sabría clasificar esta obra pero se encuentra a medio camino entre la prosa y la poesía, donde (os juro que lo he sentido así) el lenguaje cobra vida propia.
La historia de un padre y unos hijos que tienen que afrontar la pérdida de la esposa, de la madre y que cuentan con la llegada de Cuervo.
Escrito a tres voces (Padre, Hijos, Cuervo), Porter narra la desesperación de la pérdida, lo que queda después de la marcha, el aprender a vivir con ello, el seguir adelante, la sensación de que todo puede con uno. Pero, sobre todo, está aquí el miedo a olvidar, la necesidad de aferrarse a lo que ya no está y a recordarla, antes de que la memoria empiece a fallar.
Con una maestría impresionante nos trae el relato de una familia rota que poco a poco aprende a vivir sin la Madre, enseñándonos los errores y los miedos del padre, las gamberradas de los niños, la presencia de Cuervo, lo que supone vivir el duelo.

Nunca nadie me había hablado de la ausencia y el dolor de esta forma, tan descarnada y caótica pero a la vez tan humana y natural.



Por cierto, no puedo acabar sin decir que estoy locamente enamorada de las ediciones de :Rata_, lo cuidan todo muchísimo y han conseguido crear unos tesoros preciosos.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Poesía son ellas

Hoy vengo a hablaros de algunos poemarios que me tienen locamente enamorada.


Empiezo con Luna Miguel porque la adoro (no es ningún secreto). Su poesía me atraviesa y deja cicatriz (literalmente, me tatué un verso suyo). La poesía de La tumba del marinero y Los estómagos duele, habla del cáncer, la enfermedad, la vida, la muerte, los miedos, la esperanza... Y todo sin dejar de lado la literatura. Con El arrecife de las sirenas llega el cierre de la etapa que empezó con La tumba del marinero y lo hace con la maternidad. 
Ambos libros están escritos con dureza y con sensibilidad, todo en un gran equilibrio que te cala y te maravilla a partes iguales. No creo que haya mejor voz para esta generación que la de Luna Miguel.

"Desaprovechar la pureza.
La blancura.                     
Lo tierno de los márgenes.

Me quedaría desnuda."  


Lo que hace Sara Herrera Peralta con este libro es magia. Habla con ternura pero no deja de lado las injusticias. En su poesía cabe todo y cada tema es tratado con la misma emoción. Cada poema te sobrecoge por su honestidad y su crudeza. En su obra no hay florituras: la poesía se presenta sencilla y certera, te atraviesa como si fuera una flecha. 
Lo he recomendado tantas veces que he perdido la cuenta pero es que atesoro este libro como si fuera oro porque en cierta forma lo es y no me cansaré de decirlo.

"El miedo nos sacude,
pero no le hemos quitado aún el polvo
a tanta vida esparcida en el asfalto.

Miedo.

Y nadie nos enseña cómo vivir
salvaguardando el interés de un niño
queriendo saber
dónde se ha escondido el monstruo."


¿Conocéis a Miriam Reyes? ¿No? Pues leedla, os prometo que no os arrepentiréis. 
Creo que lo que más me gusta de esta autora es el ritmo que crea en sus poemas y cómo encontramos a un sujeto femenino que deja de ser pasivo en este libro.
Un libro en el que la autora pone sobre la mesa temas como la dependencia y lo peligroso de creer que el amor todo lo puede; ella busca la libertad a través del deseo, se muestra fuerte ante los fracasos.
"Las placas de la Tierra en sus bordes
chocan se empujan se deslizan
unas sobre otras.

Así nosotros.

Así uno es contra el otro
y a veces se rompe."


¿Os habéis sentido perdidos, desorientados? Pues justo de eso habla este libro, que está escrito desde el cuerpo. El dolor, el miedo, la identidad... son algunos de los temas que atraviesan el libro y que lo convierten en un poemario profundo y desgarrador.
Lo compré porque quién no querría leer un libro con semejante título y, para mi sorpresa, me encontré con una voz personal fascinante y unos poemas que oscilan entre la ilusión y la frustración, el fracaso.
"Ella recoge con delicadeza
el efluvio entre sus manos
y besa una por una
a todas las personas que no será
y besa uno por uno
todos los sueños que no verá cumplidos
y que ramificaban
en la bóveda de su pecho
insufriblemente."


¡Felices lecturas!





       

domingo, 3 de septiembre de 2017

Club de lectura + Libros de este verano

Hoy os traigo varias cosas.

Veréis, leyendo tanto sobre feminismo sentía que eso se quedaba en poco, quería compartirlo con alguien, aprender de los demás, ayudar, crecer... Y justo en ese momento apareció Kaynta: "una asociación artística de lucha por la igualdad, la tolerancia y el respeto".
Me pareció tan bonito que quise unirme y ¡tachán! Han contado conmigo para crear un club de lectura feminista on-line.
Nos reuniremos una vez al mes y, además de debatir sobre las lecturas, compartiremos nuestros collages (iremos plasmando en forma de dibujos, recortes, frases... lo que nos transmite el libro). ¿Os apuntáis?






Y bueno, he estado pensando estos días y he decidido traeros los libros que más me han gustado de julio y agosto (me ha costado muchísimo).


1. Lo que no tiene nombre, Piedad Bonnett. Es un libro desgarrador, de los que te rompen. La historia de su hijo, su enfermedad, su suicidio, aprender a vivir sin él, pensar en cómo ocurrió todo... Este libro es el regalo que Piedad le hizo a su hijo pero a la vez es un regalo a todos nosotros porque no he leído libro tan bello en mucho tiempo. 

2. Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Enríquez. Una pasada, eso es este libro. La mayoría de las historias me resultaban perturbadoras, en muchas quise cerrar los ojos. Sin embargo, crea una adicción impresionante: su narrativa te llama, te pide que sigas leyendo y te impide alejarte. ¿Me he enamorado de esta mujer? Es posible.

3. Manual para mujeres de la limpieza, Lucia Berlin. Reconozco que había leído tantas críticas positivas que tenía miedo a que me decepcionara. Me equivocaba: es fantástico. Relatos que brillan por su historia, que parece un relato corriente, de cualquier persona y que sin embargo te calan en lo más profundo sin que lo notes. Pero sin duda lo que más me ha fascinado son sus personajes femeninos, teñidos por lo autobiográfico, pero que no dejaban de ser personajes fuertes, que sufren, que aman... mujeres increíbles.

¡Felices lecturas!


lunes, 28 de agosto de 2017

Escritoras III

Tenía muchas ganas de escribir esta entrada porque... ¡os traigo a Patti Smith! *gritos de emoción*.
Hoy os traigo a Patti, Yoko Ogawa y Nell Leyshon.


No es ningún secreto que amo con todo mi corazón a Patti. La conocí como cantante pero indagando un poco encontré 'Éramos unos niños', un libro de memorias de su relación con Robert Mapplethorpe, de la vida que llevaron juntos, de cómo creaban arte, sobre cómo trataban de sobrevivir, del hotel Chelsea, de la generación beat. Habla del amor, de la amistad y del arte. La prosa de Patti siempre invita a crear.
Claro, después de leerlo me obsesioné, leí 'Babel' y supliqué para que me regalaran su último libro, 'M Train'. Se trata de otro libro de memorias. Aquí recoge su día a día, habla de Fred, su marido, de sus viajes, de sus lecturas, sus aventuras... nos hace testigos de su vida.

Lo siento, no puedo ser objetiva, solo puedo deciros que estos libros no se leen: se devoran.


Adoro la literatura japonesa pero, a parte de Banana Yoshimoto, solo había leído autores. Gracias a Rocío (su blog) descubrí a Yoko Ogawa y... ¡QUÉ BONITA ES! De verdad, escribe de una forma tan dulce y tierna que te pasas el libro con el corazón en un puñito y cuando lo acabas no te sacas a sus personajes ni con agua caliente.
El primero que leí fue 'La niña que iba en hipopótamo a la escuela'; cuando lo acabé no pude parar de llorar de lo bonito que era. Me quedé tan triste que mi madre me preguntó si tan mal acababa, le dije que no, que simplemente era demasiado bello.
Después me regalaron 'La fórmula preferida del profesor' y otra vez me mató de ternura. La historia de un profesor cuya memoria dura tan solo 80 minutos. Un libro en el que amor se narra de forma sutil, a través de cómo evoluciona la relación de los personajes, a través de las matemáticas... Un regalo precioso del que aprender mucho.


Bueno, acabo trayendo este libro otra vez porque me gusta aprovechar cualquier oportunidad para recomendarlo. Ya hablé de él aquí pero quería incluirlo en esta lista de autoras que voy descubriendo. Es un libro duro, es cierto, pero la narrativa, la protagonista, la historia... todo me parece de 10, por la forma en que lo construye y cómo consigue que te cale tan hondo. A día de hoy todavía no me saco de la cabeza a Mary, no creo que pueda hacerlo nunca.

domingo, 20 de agosto de 2017

Sangrar. Del lat. sanguināre.

Otro domingo que aparezco por aquí -nunca pensé que sería constante en algo. Esta vez os traigo otro tema tabú en nuestra sociedad: la menstruación.

Sí, resulta que todas las mujeres tenemos la regla. Es algo natural, con lo que vivimos desde pequeñas y que nos acompaña gran parte de nuestra vida. ¿Me explicáis, hombres, por qué os produce asco? Estoy cansada de escuchar a gente pidiéndome que me calle cuando digo que me encuentro mal porque tengo la regla, porque -atención- puede molestarle a alguien. Me cabrea que tengamos que coger compresas/tampones a escondidas para que la gente no sepa que tenemos la regla. ¿Por qué? ¿Por qué nos escondemos como si tuviera que avergonzarnos?

Me ha costado mucho asumir que no debo esconderme ni callarme; que si me duelen los ovarios por culpa de la regla, lo digo; si he manchado la sábana con sangre, no lo escondo; si necesito una compresa, la pido; si hablo de mi menstruación con una amiga, sobre si sangro más o menos, y se molesta alguien pues que se jo**. 

Mi cuerpo, mis reglas; y resulta que la primera regla es que no tolero a personas idiotas que quieran hacerme sentir avergonzada por mi cuerpo y mi sangre.



Ya os hablé de las chicas de Glitter Zines en otra entrada y las vuelvo a traer porque han creado este bello fanzine sobre la llegada de la menstruación. Aquí encontramos poemas de Elena Barrio y Emma Pedreira en castellano y gallego. Está hecho a mano y con un cuidado que dan ganas de tocarlo con muchísima suavidad. Los poemas me confirman que Elena Barrio es una poeta increíble y de gran sensibilidad y, además, me descubren a Emma Pedreira -y qué suerte. Os traigo un poema de Elena:

SECRETO
No digas que sangras
nunca
y cuando lleguen las arrugasm
no digas que dejaste
de sangrar, que los pétalos
se han secado,
que necesitas ayuda.
No digas que tu vagina
es tuya y que trabaja
para ti.
no digas nada;
finge que tu menstruación,
como en los anuncios,
también es azul.



En este libro Erika Irusta cuenta su historia de maltrato infantil. Es algo duro y en muchas partes dolía pero además es fantástico porque esta historia nos la presenta utilizando su ciclo menstrual.

"Esta es la historia de un cuerpo, un cuerpo cíclico, fuerte, desnudo, menstruante, mi cuerpo que son cuatro. Diario de un cuerpo es un texto íntimo y de una sinceridad extraordinaria. Ilumina infinidad de aspectos ocultos de los estadios por los que pasa el cuerpo femenino a lo largo del ciclo menstrual. El libro tiene la capacidad liberadora de hacernos ver como normal aquello que hasta hoy era entendido como un estorbo o una debilidad".

Querría decir más pero es que esta sinopsis resume a la perfección el libro. Además os comparto la web que ha creado por si os quedáis con curiosidad sobre su trabajo: soy1soy4



Por último, os traigo otro fanzine. Este lo ha creado Andrea Abreu (aquí os dejo su cuenta de IG) en el que une collages, fotografías y textos que, como la sangre, fluyen. Un fanzine que presenta la menstruación como lo que es: algo natural. 

"Menstruar es el silencio en cuclillas
sobre lo blanco del váter
Es tener sangre pero no tener heridas
Es aquella chica de 4ºC
dirigiéndose a las demás como una señora de ochenta años

Menstruación es 45 mililitros de vida contenidos en una
toallita higiénica
Es callar secar doblar tirar y esconder el delito
Es la forma de exultar el odio

Menstruación es un milagro muerto que yace
                                                                                                        en las bragas".


 
 
 

domingo, 13 de agosto de 2017

Feminismo (II)

Hola, hola. Hoy vuelvo con libros sobre feminismo y espero que os guste . Empecemos. 

El primero es un librito digital de mi poeta favoritísima. El dedo. Breves apuntes sobre la masturbación femenina es un conjunto de "artículos, entrevistas, confesiones, ficciones y ensayos" publicado en la editorial Capitán Swing
Pasan los años y la masturbación femenina sigue siendo un tabú. De pequeña mi madre me explicó lo que era y punto, nunca volvimos a sacar ninguna de las dos el tema, como si me avergonzara. Y con los años me he dado cuenta de que es justo eso, las mujeres con las que hablo parecen avergonzarse de reconocer que se masturban, ¡como si el placer fuese algo malo! Y, sin embargo, estoy harta de escuchar comentarios de tíos hablando de la cantidad de ''pajas'' que se hacen. El placer masculino está en todas partes, parece ser el único que importa en este mundo. Por eso me lancé de cabeza a comprar este libro cuando se publicó, porque ya va siendo hora de que nuestro placer ocupe el lugar que le corresponde.



Otro tema que me parece vital: la maternidad. O mejor dicho: la eterna creencia de que una mujer, por el simple hecho de ser mujer, siempre va a querer ser madre. ¿Por qué? ¿Por qué nos parece tan horrible que una mujer se arrepienta de haber sido madre pero no nos importa si se trata del padre? En este libro Orna Donath nos trae los testimonios de distintas mujeres que se arrepienten de ser madres o que no quieren a sus hijos. También nos cuentan la presión a la que han sido sometidas por la sociedad, por sus parejas, por ellas mismas que creían que lo normal era ser madre. 
La única pega que le pondría al libro es que resulta un pelín repetitivo.



Bonito, ¿verdad? Bueno, pues por dentro es todavía más bello. Al principio dice Carmen G. de la Cueva: "Este libro que tienes en las manos es fruto del esfuerzo colectivo de decenas de personas que durante dos años han compartido su trabajo, sus lecturas y su intimidad con nosotras para reivindicar la voz de las mujeres". Este libro es una pequeña antología en la que se reúnen ensayos, artículos, poemas, ilustraciones, fotografías... y todo con el bonito propósito de dar voz a tantas mujeres que la sociedad ha elegido deliberadamente ignorar.
Este proyecto es precioso y os animo mucho a conocerlo y apoyarlo (La Tribu y La señora Dalloway).



Claro, estaba tan enamorada de La Tribu que cuando Carmen G. de la Cueva publicó su libro fui de cabeza a comprarlo. Es un libro sobre su vida, sobre cómo se encontró con el feminismo pero es imposible no sentirse identificada con mil partes, con ella. Creo que es una forma bellísima de acercarnos el feminismo y además ofrecernos más lecturas para seguir aprendiendo. 
Hace no mucho escribí sobre este libro aquí


domingo, 6 de agosto de 2017

Escritoras II

Como no sabía sobre qué hacer la entrada de este domingo (no sabía si hablaros de libros de teoría o traeros más escritoras) hice una pequeñita encuesta en Twitter y ganaron las escritoras.




En la entrada anterior ya os hablé de la iniciativa #LeoAutoras, etc., así que tampoco me voy a enrollar mucho (puedo ser muy pesada si me lo propongo).

Hoy os traigo a cuatro autoras; a tres de ellas las conozco bastante pero quiero compartir uno de mis últimos descubrimientos: Alicia Kopf.


Hermano de hielo. Una historia sobre el hielo, sobre las expediciones a los polos. Pero también es la historia de una familia, del hermano de la protagonista, que está congelado, de las relaciones. Un libro que habla de reencontrarse, de huir, de conocerse a una misma, de aprender.

A veces escucho a gente diciendo que la literatura española actual no vale mucho (también es que no salen de señores horribles como Reverte o Javier Marías). Alicia Kopf ha conseguido callarles la boca y lo ha hecho construyendo una historia que te envuelve y que, a pesar del frío, resulta ser un abrazo muy cálido.


Una de mis mayores obsesiones en el mundo es Cristina Peri Rossi (no es broma, he soñado mil veces que me iba a buscarla y pedirle que me dejara vivir con ella). No sabría bien cómo explicaros por qué hay que leerla. De ella he leído novela, relatos, poesía y este librito que veis aquí sobre su relación con Cortázar. Estado de exilio es uno de sus poemarios y uno de mis favoritos. De ella solo puedo decir que escribe que da gusto, que crea unas historias que se te clavan en el cerebro, que sus relatos te sorprenden y te cautivan. Os dejo unos poemas que adoro (el primero de Estado de exilio, el segundo de Babel Bárbara): 

XXVI

No tuve tiempo de traerme nada,     
¿sabe?                                               
Salí muy deprisa,                              
no tuve tiempo de mirar las cosas    
para ver qué me traía,                      
 pero ahora que usted me lo pregunta,
si hubiera podido,                             
 me habría traído al perro.                  



Amar es traducir
-traicionar-.
Nostálgicos para siempre
del paraíso antes de Babel.



De ella estoy profundamente enamorada y no puedo decir nada malo (aunque La nostalgia feliz me decepcionó un poquito).
Conocí a Amélie el día de mi cumpleaños con Diario de Golondrina. Qué podía salir mal: con golondrinas y Radiohead ya me tenía en el bolsillo.
Pero el flechazo total llegó con Metafísica de los tubos. Con este libro casi exploto con tantos sentimientos: me reí, me hizo reflexionar y acabé llorando. En tan poquitas páginas habla de la vida, de la muerte, del racismo, de su infancia, de la nada. 
El resto de libros que he leído me han encantado, pero tengo la sensación de que ninguno conseguirá llegarme tanto.


Finalmente vengo a hablaros de una de las escritoras más importantes que hay (gracias a Paula Bonet que me la descubrió). Este es el primer libro que leí de Lispector, sus cuentos. 
A Clarice hay que leerla despacito, con atención, hay que ir descubriendo poco a poco a sus personajes y estar atento a cada detalle. Crea relatos intimistas de una intensidad apabullante que a veces cuesta sacarse de la cabeza. A día de hoy recuerdo detalle a detalle el relato Viacrucis y, cada vez que puedo, se lo cuento a alguien porque siento la terrible necesidad de compartir esa sensación que me dejó (una mezcla entre pesar y fascinación).



Y estas son las autoras que os traigo hoy. Espero que, si las leéis, las disfrutéis tanto como lo he hecho yo. ¡Felices lecturas!




domingo, 30 de julio de 2017

Escritoras I


Gracias a la iniciativa #LeoAutorasOct me di cuenta de algo gravísimo: apenas leía a escritoras. Vi que el 90% de lo que leía estaba escrito por hombres. A partir de esta iniciativa las cosas se invirtieron: ahora a duras penas compro libros escritos por hombres. Lo mejor de esto es que lo hago de forma inconsciente; simplemente voy a la biblioteca o a la librería y el libro que más me llama la atención suele estar escrito por una mujer. A algunos les parecerá una tontería pero no lo es. Por eso hoy no traigo una entrada sobre libros de teoría feminista, porque creo que a través de la literatura también aprendemos y os quería traer a algunas autoras que han sido una revelación para mí.

Libros escritos y protagonizados por mujeres


* El libro de Gloria Fuertes. Estamos hablando de Gloria Fuertes, una mujer que pasó por momentos muy duros pero que en todo momento fue una poeta (y no poetisa) que luchó por hacer un hueco a la poesía escrita por mujeres. Ya es motivo suficiente para leerla.

*Partir. Si os traigo esta novela de Lucía Baskarán es porque es una obra honesta. Relata la historia de una chica que bien podría ser yo misma o cualquiera de nosotras. Es una novela que habla de crecer y eso, creo yo, es algo que siempre estamos haciendo.

*Precoz. Desde hace tiempo me obsesiona la maternidad (como materia literaria) así que leer a Harwicz fue toda una sorpresa. Lo fue principalmente porque nunca había leído un relato tan perturbador y más sobre una relación maternofilial. El ritmo que crea la autora engancha hasta el punto de hacerte consumir sus palabras como si fuera oxígeno: sin poder parar.

*Carta a un niño que nunca nació. El diálogo de una mujer con su bebé inesperado, una mujer llena de contradicciones. Saber que esta obra fue escrita en 1975 es algo que sigue fascinándome y me hace admirarla más.

*Nada se opone a la noche. Pocas obras me han causado tanta desesperación como esta y pocas veces me han hecho llorar tantísimo (casi tres días estuve sintiéndome desamparada por terminarlo). Las tres obras que he leído de Delphine son historias de distintas mujeres y en cada una de ellas me maravillo más ante su narrativa. 

*La mujer rota. Tres relatos, tres mujeres. Tres historias sobre el amor, la edad, la soledad. Tres historias que bien podrían situarse hoy en día.



No quería acabar esta entrada sin hablaros de este libro. Entre sus páginas se esconde la historia de Teresa, pero también la historia de mujeres artistas y escritoras; está Woolf, Camille Claudel, Plath, Lispector... Y por eso, por ser una breve biblia de ellas, de mujeres fuertes, me parecía bonito recordarlo y traerlo.


domingo, 23 de julio de 2017

Feminismo (I)

Llevo mucho  tiempo queriendo hablar sobre libros de feminismo porque me preguntáis muchísimo por ellos. Antes de nada una cosa quiero dejar clara: yo no tengo ni idea de casi nada; todo lo que voy aprendiendo es a través de artículos, libros que voy descubriendo por internet y documentales. Esto es solo mi experiencia y los libros que han ido formándome.

¡EMPECEMOS!

Hasta 2015 no sabía qué era el feminismo. Pero es que ni sonarme, eh. Menos mal que existe internet y las redes sociales: ahí descubrí a Chimamanda y su charla (https://www.youtube.com/watch?v=hg3umXU_qWc). Y así, de golpe, descubrí que existía el feminismo. 


Obviamente me compré el librito (y el segundo también, en cuanto salió) porque aquí la loca que compra libros compulsivamente no sabe controlarse.

El caso es que me gustó y me hizo pensar. Es sencillo, perfecto para empezar. Pensé mucho, en cómo me habían educado mis padres (sin saber lo que es el feminismo ellos me han dado un buen ejemplo), en cómo había sido mi vida, etc., y decidí que quería saber más.

Mi siguiente encuentro fue con Virginia Woolf. Mi Virginia. Una habitación propia llegó justo cuando lo necesitaba, cuando más deseosa estaba de conocer a mujeres escritoras. Y fue con este libro con el que decidí que quería formarme, que quería aprender todo lo que pudiera sobre feminismo; podría decirse que creó un mini monstruo ansioso de conocimiento. 

Además puedo decir, felizmente, que ahí comenzó una bonita relación con Woolf (espero que dure mucho). Y que Las olas es un tesoro.



A partir de ese momento las autoras empezaron a cruzarse en mi vida sin que yo pudiera -y quisiera- evitarlo. Hice sitio para la poesía, para las autoras de la generación beat, que me hicieron querer escribir, abrirme en canal ante la hoja, vaciarme y diluirme con ellas. 


Por casualidad encontré este libro de Rosa Montero y lo convertí en algo así como una biblia en la que reencontrarme continuamente. Aquí da voz a mujeres que conocía; también a otras que no sabía que existían, que eran increíbles. Algo fundamental para mí ha sido conocerlas a ellas (artistas, científicas, escritoras, maestras...), conocer sus vidas, querer entenderlas y aprender todo lo posible.

Por supuesto yo también llegué a la fiebre de Caitlin Moran. Leí Cómo ser mujer, me divertí, me resultó entretenido y después leí Cómo se hace una chica y ahí se acabó nuestra historia. Cómo se hace una chica me resultó infumable, estuve a punto de dejarlo mil veces. Después seguí leyendo y empecé a ver cosas en Moran que no me gustaban, que me chirriaban. Veía su libro en cada lista sobre feminismo y me sentía escéptica. He tenido que leer mucho y releer a Moran para ver qué era lo que no me gustaba: su frivolidad, la continua ironía con la que aborda cada tema. Me di cuenta de que su libro, una mezcla de memorias con las que solo busca provocar, no me había enseñado realmente nada. Eso no significa que no sea un libro importante, no no: ha conseguido darle visibilidad al feminismo, despertar algo en la gente, y eso es algo que debemos valorar muchísimo.


Siguiendo en esa línea de libros que al principio me parecían lo mejor y acabé sintiendo un pelín de rechazo llega Teoría King Kong. Cuando lo leí me impactó: nunca había encontrado a nadie que me hablara de todo esto con tanta claridad, de forma tan directa, sin pelos en la lengua. Pero cada día intento aprender un poco más y reconozco que no tengo una postura clara sobre la prostitución (algo que aborda Despentes) porque no he leído suficiente y no quiero hablar sin tener ni idea (pero ya os digo que no me termina de gustar lo que se defiende en este libro).


El libro de Femen me estaba encantando, en serio. Todo lo que reflexionan sobre la Iglesia me parecía vital, todo iba bien. Iba. Entonces llegué a la última página y leí lo siguiente: 
"Uno de los reproches que se nos hace es que practicamos un sexismo invertido. No es completamente falso. Nuestras chicas deben ser deportistas para poder hacer frente a pruebas difíciles, y bellas para que puedan utilizar sus cuerpos".
Ahí dije hastaluegomaricarmen y quise llorar. Sin embargo, me gustaría ser positiva y quedarme con lo que aprendí, que es lo importante.


Uno de los mejores descubrimientos que me ha traído el feminismo: las chicas de Glitter Zines. Unen poesía y fotografía para crear pequeños libros tan bellos como estos (mirad su arte).




Buscando libros para esta entrada me di cuenta de que eran demasiados, así que lo he dividido en varias partes. Hasta aquí la primera. Si tenéis sugerencias sobre más libros o queréis debatir, estoy más que encantada :)


miércoles, 24 de mayo de 2017

Gloria Fuertes

Hace un tiempo escribí esto pero por unas cosas y otras no se publicó. Menos mal que siempre es un buen momento para hablar de Gloria.
La primavera trajo uno de esos libros que se convierten en la pequeña biblia a la que siempre recurrir. Con el centenario de Gloria Fuertes, muchas editoriales se han lanzado a homenajear a la poeta con bellos libros. Sin embargo, Blackie Books se ha coronado creando la antología más cuidada y bonita que hayamos visto antes.



Blackie Books publicó en marzo El libro de Gloria Fuertes: Antología de poemas y vida: 448 páginas, más de 300 poemas (algunos inéditos), numerosas fotos, muchos dibujos hechos por Gloria, anécdotas sobre su vida, recortes de prensa, fragmentos de sus cuadernos y un cómic sobre su vida en Estados Unidos hecho por Carmen Segovia.
Jorge de Cascante se ha encargado de realizar una de las ediciones más completas hasta la fecha, además de hacer la biografía más respetuosa e íntima que se podía hacer. Y quizá ahí está la clave de este libro y el porqué de que nos guste tanto: el mimo con que ha reunido estos poemas e imágenes, el cuidado que hay en cada página, en el diseño… Cuando un libro ha sido construido con amor y respeto, se nota. Y nadie se merece esto tanto como Gloria.
Este libro busca dar otra imagen sobre la poeta y no limitarse al recuerdo que tenemos todos: la poeta que salía en aquellos programas infantiles de la televisión. Pero Gloria fue mucho más que eso y aquí se nos muestran todas esas facetas: la Gloria pacifista que quiso concienciar a sus alumnos estadounidenses sobre la guerra de Vietnam, la que se enamoró y la que se llenó de una tristeza infinita cuando perdió a Phyllis, la que, sin saberlo, fue una gran feminista y luchó por hacer llegar sus letras a todo el mundo.

No quiero ser maestra

No quiero ser maestra de nada,
me conformaría
con ser una lección
de algo.


Todos necesitábamos este libro, tierno, divertido, pero también triste cuando descubres la vida de Gloria durante la guerra o tras la muerte de Phyllis. Pero quien más necesitaba y merecía este libro era Gloria: la poeta que inspiró a tantos niños y adultos necesitaba que alguien reivindicara lo que supuso esta mujer para todo un país, porque no fue solo una poeta de niños, lo fue para todo el mundo

domingo, 7 de mayo de 2017

Feria del Libro

No tengo perdón, lo sé, pero prometo volver con toooodas las lecturas de estos meses dentro de poquito porque primero quiero enseñaros las joyas que cayeron el Día del Libro.

Este año el Día del Libro fue en domingo. MENOS MAL que aquí en Granada se celebraba la Feria del Libro justo esos días.



Me moría de ganas por leer el libro de Lucia Berlin, de verdad, literalmente. Todo lo que he leído sobre ella es tan maravilloso que no podía no comprarlo. Tendré que esperar a terminar el maldito curso pero ya sé que me va a gustar muchomucho.

Hace un año descubrí a Andrés Nueman y ojalá lo hubiera hecho antes. Qué hombre, en serio. Si como persona me resultó increíble, cuando empecé a leer su poesía no pude evitar enamorarme. Así que este año me propuse buscar su antología Década (1997-2007) para ver si puedo amarlo aún más.

Cuando estudias filología en Granada es imposible no saber quién es Ángeles Mora. Aunque había leído un poemario suyo no terminaba de convencerme; peeeeero un amigo me ha hablado tan bien de este libro que he decidido darle otra oportunidad y después de recorrerme la feria 10 veces, al fin, lo encontré (sí, estaba en la primera caseta en la que me había parado pero ni fijarme).


No pensaba comprar más (querer siempre quiero pero eh, autocontrol) pero estas semanas tuve la oportunidad de ir a unas clases sobre las Sinsombrero y quedé fascinada con Lucía Sánchez Saornil. Me resultó una mujer tan increíble que, después de dar el coñazo día y noche con una recopilación de sus textos periodísticos, mi padre me lo acabó regalando.


(es curioso: el señor García Montero no tiene bastante con darme ocho horas de clase a la semana y ahora también se me cuela en los puntos de lectura)


¡Felices lecturas!

miércoles, 22 de febrero de 2017

Y un mes después... ¡volvió!

Después de más de un mes de malditos exámenes ajetreo por fin he decidido volver.
A pesar de toooodos los exámenes y trabajos, no he sido capaz de sacar la nariz de los libros.

- Sin cobertura, Sara Herrera Peralta (de mis poetas favoritas siempre)
- Cardiopatías, Oriette d'Angelo (un poemario realmente bonito)
- Gatos ilustres, Doris Lessing (me gustó cómo escribe pero no la historia que narra, la verdad)
- Delta de Venus, Anaïs Nin (no sé cómo conseguí acabarlo, no me gustó nada)
- Supernova, Glitterzines (enamorada de las fotografías y los poemas de Elena Barrio, maravillosas)
- Tenían veinte años y estaban locos, edición de Luna Miguel (estoy tan agradecida a este libro por descubrirme a Bárbara Butragueño)
- Lo contrario de la soledad, Marina Keegan (creo que llevaba demasiadas expectativas y no terminó de convencerme)
- Vivir adrede, Mario Benedetti (la prosa de Benedetti siempre es bienvenida)
- Te elige, Miranda July (un libro realmente curioso en el que se mezcla fotografía, entrevistas y narrativa y que muestran personas de lo más curiosas)
- Tantos días felices, Laurie Colwin (me enamoré mucho de Misty)
- Mariana Pineda, García Lorca (la primera lectura del cuatrimestre me ha encantado aunque nunca he sido muy fan de Lorca)
- Democracia feminista, Alicia Miyares (ESENCIAL, IMPRESCINDIBLE)

Pero mis libros favoritos de estos meses no podían haber sido más fascinantes:

 A veces me da la sensación de que todos los libros publicados por Libros del Asteroide me van a encantar. Bueno, más que una sensación es una certeza.
¡Melisande! ¿Qué son los sueños? es una historia preciosa sobre amor y a mistad. Puede parecer lo típico, es cierto, pero es la forma en que lo trata, es Melisande, es ese final que me hizo llorar lo que lo hace tan particular y especial; porque la vida es un poco así: los finales de cuentos de hadas son simplemente eso, cuentos. Aunque a veces el personaje principal me resultaba molesto, hay que reconocerlo.

 Con este libro me ha pasado lo que suele pasarme a menudo: no conocía a la autora ni tenía idea de qué trataba. Pero acerté.
Una historia desgarradora sobre dos hermanos y el dolor.
Es fascinante la forma en que Toni Morrison habla sobre el sufrimiento. Y más aún: me ha encantado cómo Cee, la hermana, comienza siendo esa mujer frágil que necesita ser salvada y acaba siendo una mujer rota que decide salir adelante y seguir luchando.


 Me moría de ganas de leerlo, literalmente. No sé por qué: quizá porque toda la literatura hispanoameticana me llama siempre siempre. Puede que también el título me fascinara... Manías mías, supongo.
Nueve relatos, nueve historias protagonizadas por distintos personajes. Historias reales, honestas, llenas de fracasos, de golpes de la vida, de recuerdos que avergüenzan. Y todo esto narrado con un lenguaje claro y sencillo, nada demasiado complejo que ayuda a introducirse de lleno en cada historia.
Un libro sobre la vida común, que podría estar narrando la historia de cualquier persona y que, aunque no lo parezca, nos enseña mucho.
Efectivamente: estoy deseando leer su próximo libro.



¡Felices lecturas!

lunes, 16 de enero de 2017

Cómo empezar bien el año.



2017 empezó con muchos libros nuevos y bonitos. Entre libros de la biblioteca y regalos, las lecturas se me han ido un poco de las manos y me he olvidado por completo un poquito de los exámenes.


1.Piel de lobo, de Lara Moreno fue uno de los libros con los que acabé 2016 y me encantó. Una novela que mezcla presente y pasado para narrar la historia de dos hermanas, para hablar de la maternidad, de las relaciones: una novela que retrata la historia de una familia.

2. Partir, Lucía Baskaran.

"Partir es una historia sobre la juventud, sobre cómo matar la ingenuidad postadolescente y morir un poco, para luego resucitar hermosos".
La historia de una chica -que bien podría ser cualquiera de nosotras-, de su vida, de su familia, sus relaciones, su aprendizaje, los golpes de la vida. Escrita de forma directa, sin florituras y con escenas que te harán sentir que, en algún momento, tú también has sido esa chica.

3. El año del pensamiento mágico, Joan Didion.

Este libro es un retrato de una familia que, de un momento a otro, se rompe. Aquí la autora busca dar sentido a todo lo que ocurrió tras la muerte de su marido y la enfermedad de su hija. Una historia que da voz a los sentimientos que todos tenemos al perder a alguien.
"Te sientas a cenar, y la vida que conoces se acaba. 
En un soplo.
O a falta de uno".
4. Mujer que soy: la voz femenina en la poesía social y testimonial de los años cincuenta, Angelina Gattel.

Reconozco que me creé muchas expectativas con esta antología y fue un poco decepcionante. Sin embargo, me encantó leer a poetas que no conocía apenas como Julia Uceda, Aurora de Albornoz o Carmen Conde. También me encantó releer a Gloria Fuertes.

5. Precoz, Ariana Harwicz.

"Madre e hijo viven aislados en una casa con madera acumulada en la puerta, ranchos sin terminar, cercados por vías de tren. Todo gira hacia lo erótico, ambientado en el mundo de los "nuevos pobres" europeos".
La prosa de Harwicz transforma la realidad y el tiempo, nos introduce en una historia oscura en la que el erotismo queda plasmado desde el principio. La autora crea adicción conforme avanzan las páginas: nos muestra la marginalidad, el sistema educativo, el sistema sanitario y, sobre todo, la violencia. Nunca había imaginado una novela en la que el amor filial resultara tan perverso.


Esta semana he acabado dos libros que me han parecido increíbles:

 Los hombres me explican cosas me parece un libro fundamental para seguir aprendiendo sobre feminismo. Sabemos que la violencia contra las mujeres, las violaciones y el abuso es, por desgracia, el día a día de demasiadas mujeres. Y por eso mismo este libro de ensayos es tan necesario: va al grano y habla de esta violencia. Desde el principio deja claro que no busca cebarse con los hombres, pero sí insiste y explica que las mujeres son radicalmente menos violentas que los hombres y que deberíamos buscar el patrón y la raíz del problema y solucionarlo ya (pero ya de ya).
Ensayos sobre Woolf y Sontag, las madres de la Plaza de Mayo, la institución del matrimonio  y los horribles casos de maltrato que se dan continuamente son algunos de los temas que aborda en este libro.
Un libro que pone el problema sobre la mesa: nos están matando, nos siguen silenciando y es hora de que acabe.

Para variar no sabía de qué trataba esta novela y debo decir que es lo mejor que me ha podido pasar: la sorpresa y la forma en que lo he disfrutado no hubiera sido igual de haber sabido algo sobre ella.
Lo primero que me fascinó fue la forma en la que estaba escrito: todo el minúscula. Puede parecer una tontería pero me hizo sentir la historia más cerca, como si fuese un secreto entre el libro y yo.
Y entonces apareció Mary: eme. a. erre. i griega. Me enamoré de esa niña con el pelo del color de la leche y su forma de decir las cosas, sin mentiras ni rodeos.
Me encantaría hablar sobre la historia (sobre esa historia que encierra y me remueve las tripas y me hace querer salvarla) pero no querría que nadie se perdiera la oportunidad de encontrar una novela maravillosa que nunca nunca me sacaré de la cabeza.